El contrato para la formación y el aprendizaje está dirigido a obtener la cualificación profesional de los trabajadores alternando la realización de una actividad laboral retribuida en una empresa con la obtención de actividades formativas en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Está dirigido a trabajadores mayores de 16 años y menores de 25 años que carezcan de la cualificación profesional obtenida y reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo requerida para concertar un contrato en prácticas para el puesto de trabajo u ocupación objeto del contrato, así como trabajadores que cursen formación profesional del sistema educativo.

No obstante, hasta que la tasa de desempleo en España se sitúe por debajo del 15% podrán realizarse contratos para la formación y el aprendizaje con trabajadores menores de 30 años sin que sea de aplicación el límite máximo de edad establecido con carácter general para estos contratos.

El límite máximo de edad tampoco será aplicable cuando el contrato se concierte con personas con discapacidad ni con los colectivos en situación de exclusión social que se determinan a continuación, cuando sean contratados por parte de empresas de inserción:

  • Perceptores de Rentas Mínimas de Inserción, o cualquier otra prestación de igual o similar naturaleza, según la denominación adoptada en cada Comunidad Autónoma, así como los miembros de la unidad de convivencia beneficiarios de ellas.
  • Personas que no puedan acceder a las Rentas Mínimas de Inserción por falta del período exigido de residencia o empadronamiento o para la constitución de la Unidad Perceptora o por haber agotado el período máximo de percepción legalmente establecido.
  • Jóvenes mayores de 18 años y menores de 30, procedentes de Instituciones de Protección de Menores.
  • Personas con problemas de drogodependencia u otros trastornos adictivos que se encuentren en proceso de rehabilitación o reinserción social.
  • Internos de centros penitenciarios cuya situación penitenciaria les permita acceder a un empleo y cuya relación laboral no esté incluida en el ámbito de aplicación de la relación laboral especial penitenciaria.
  • Menores internos cuya situación les permita acceder a un empleo y cuya relación laboral no esté incluida en el ámbito de aplicación de la relación laboral especial penitenciaria de menores, así como los que se encuentran en situación de libertad vigilada y los ex internos.
  • Personas procedentes de centros de alojamiento alternativo autorizados por las Comunidades Autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla.
  • Personas procedentes de servicios de prevención e inserción social autorizados por las Comunidades Autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla.

¿Cómo se formaliza este tipo de contratos?

El contrato para la formación y el aprendizaje, así como el acuerdo para la actividad formativa, se deberán formalizar por escrito en el modelo oficial del Servicio Público de Empleo Estatal.

Tanto la celebración inicial del contrato como sus prórrogas se deberán comunicar al Servicio Público de Empleo en el plazo de los 10 días siguientes a su formalización.

El empresario, antes de la celebración del contrato, deberá obtener certificación del Servicio Público de Empleo en la que conste el tiempo que el trabajador ha estado contratado para la formación y el aprendizaje con anterioridad a la contratación a realizar y la actividad laboral u ocupación objeto de la cualificación profesional asociada al contrato. A efectos de este cómputo, también se tendrán en cuenta, los períodos de trabajo bajo la modalidad del contrato para la formación. Si en el plazo de 10 días, la oficina de empleo no ha emitido el certificado el empresario quedará exonerado de la responsabilidad que pudiera derivarse.

Si el contrato no se formaliza por escrito, se entenderá celebrado por tiempo indefinido y a jornada completa, salvo que se acredite adecuadamente su carácter temporal.

¿Cuál es la duración y la jornada de trabajo de estos contratos?

Duración mínima y máxima

La duración del contrato para la formación y el aprendizaje tendrá una duración mínima de un año y máxima de tres. No obstante, mediante convenio colectivo podrán establecerse distintas duraciones del contrato en función de las necesidades organizativas o productivas de las empresas, siempre que la duración mínima no sea inferior a seis meses ni la máxima supere los tres años.

Prórrogas

Cuando la duración del contrato sea inferior a la máxima establecida, se podrá prorrogar hasta dos veces por acuerdo de las partes, siempre que la duración de cada prórroga no sea inferior a seis meses y que la duración total del contrato no exceda de la duración máxima.

Si tras agotarse la duración máxima del contrato el trabajador continúa prestando servicios sin que haya mediado denuncia expresa, el contrato se considerará prorrogado tácitamente como contrato ordinario por tiempo indefinido, salvo prueba en contrario que acredite su temporalidad.

Suspensión del contrato

Las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, adopción o acogimiento, riesgo durante la lactancia y paternidad interrumpirán el cómputo de la duración del contrato.

Extinción

Los contratos para la formación y el aprendizaje se extinguirán por cualquiera de las causas generales previstas en el Estatuto de los Trabajadores para la extinción de los contratos de trabajo.

Cuando la causa de extinción sea la expiración del tiempo convenido, será necesaria la denuncia previa de alguna de las partes, que deberá notificar a la otra la terminación del contrato con una antelación mínima de quince días. El incumplimiento por el empresario de este plazo dará lugar a una indemnización equivalente al salario correspondiente a los días en que dicho plazo se haya incumplido.

Período de prueba

Se podrá concertar un período de prueba dentro de los límites establecidos por los convenios colectivos. En defecto de pacto en convenio el período de prueba no podrá superar los dos meses y en ningún caso podrá exceder los tres meses si la empresa tiene menos de 25 trabajadores.

Si el trabajador continúa en la empresa al término del contrato, no podrá concertarse un nuevo período de prueba, computándose la duración del contrato a efectos de antigüedad en la empresa.

Jornada de trabajo

Los contratos para la formación y el aprendizaje no podrán celebrarse a tiempo parcial. El tiempo de trabajo efectivo tendrá que ser compatible con el tiempo dedicado a las actividades formativas y no podrá ser superior al 75%, durante el primer año, o al 85%, durante el segundo y tercer año, de la jornada máxima prevista por convenio o, en su defecto, legalmente.

En los supuestos en que la jornada diaria de trabajo incluya tanto tiempo de trabajo efectivo como actividad formativa, los desplazamientos necesarios para asistir al centro de formación computarán como tiempo de trabajo efectivo no retribuido.

Los trabajadores con contrato de formación y aprendizaje no podrán realizar trabajos nocturnos ni trabajo a turnos.

Horas extraordinarias

Los trabajadores no podrán realizar horas extraordinarias, salvo las necesarias para prevenir o reparar siniestros y otros daños extraordinarios y urgentes.

¿Cuál es la retribución en los contratos para la formación?

La retribución del trabajador contratado para la formación y el aprendizaje se fijará en proporción al tiempo de trabajo efectivo, de acuerdo con lo establecido en convenio colectivo. En ningún caso, la retribución podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional en proporción al tiempo de trabajo efectivo.

¿Existen limitaciones en esta modalidad de contratación?

Una vez finalizada la duración del contrato para la formación y el aprendizaje, el trabajador no podrá ser contratado bajo esta modalidad por la misma o distinta empresa, salvo que la formación inherente al nuevo contrato tenga por objeto la obtención de distinta cualificación profesional.

No se podrán celebrar contratos para la formación y el aprendizaje cuando el puesto de trabajo correspondiente al contrato haya sido desempeñado con anterioridad por el trabajador en la misma empresa por tiempo superior a doce meses.

¿En qué consiste la actividad formativa?

El trabajador deberá recibir la formación propia del contrato para la formación y el aprendizaje directamente en un centro formativo de la red de centros de formación profesional, previamente reconocido para ello por el Sistema Nacional de Empleo. No obstante, también podrá recibir dicha formación en la propia empresa cuando disponga de las instalaciones y el personal adecuados para la acreditación de la competencia o cualificación profesional, sin perjuicio de la necesidad, en su caso, de realizar periodos de formación complementarios en los centros de la red de formación profesional.

La actividad laboral desempeñada por el trabajador en la empresa deberá estar relacionada con las actividades formativas. La impartición de esta formación deberá justificarse a la finalización del contrato.

Las actividades formativas podrán incluir formación complementaria no referida al Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales para adaptarse tanto a las necesidades de los trabajadores como de las empresas.

La actividad formativa tiene que ser autorizada antes de su inicio por el Servicio Público de Empleo autonómico competente o por el Servicio Público de Empleo Estatal cuando la empresa realiza contratos para la formación y el aprendizaje en más de una Comunidad Autónoma, para lo cual se presentará el correspondiente acuerdo para la actividad formativa, debiendo resolverse la autorización en el plazo de un mes.

Las actividades formativas se podrán impartir en las modalidades presencial, teleformación o mixta, y en el ámbito educativo, en régimen presencial o a distancia.

La persona titular de la empresa deberá tutelar el desarrollo de la actividad laboral por sí misma o designando, entre su plantilla, una persona que ejerza la tutoría siempre que, en ambos casos, posea la cualificación o experiencia profesional adecuada.

La persona que ejerza la tutoría en la empresa será responsable del seguimiento del acuerdo para la actividad formativa anexo al contrato, de la coordinación de la actividad laboral con la actividad formativa, y de la comunicación con el centro de formación. Además, deberá elaborar, al finalizar la actividad laboral del trabajador, un informe sobre el desempeño del puesto de trabajo.

El centro formativo designará una persona como tutora responsable de la programación y seguimiento de la formación, así como de la coordinación de la evaluación con los Profesores y/o tutores que intervienen. Asimismo, esta persona será la interlocutora con la empresa para el desarrollo de la actividad formativa y laboral establecida en el contrato.

¿Qué es el acuerdo para la actividad formativa?

El acuerdo para la actividad formativa es aquel que suscribe la empresa con el centro de formación u órgano designado por la Administración educativa o laboral que imparta la formación y con el trabajador. En el supuesto que la formación se imparta en la propia empresa, el acuerdo se suscribirá entre la empresa y la persona trabajadora.

El acuerdo para la actividad formativa se anexará al contrato de trabajo y deberá tener el siguiente contenido:

  • Identificación de la persona que representa al centro formativo, de la que representa a la empresa y de la persona trabajadora que suscriben el acuerdo.
  • Identificación de las personas que ejercen la tutoría de la empresa y del centro formativo.
  • Expresión detallada del título de formación profesional, certificado de profesionalidad o certificación académica o acreditación parcial acumulable objeto del contrato y expresión detallada de la formación complementaria asociada a las necesidades de la empresa o del trabajador, cuando así se contemple.
  • Indicación de la modalidad de impartición de la formación: presencial, a distancia, teleformación o mixta.
  • Indicación de la correspondiente modalidad de desarrollo de la formación profesional inherente al contrato para la formación y el aprendizaje.
  • Contenido del programa de formación, con expresión de las actividades que se desarrollan en la empresa y en el centro formativo, profesorado y forma y criterios de evaluación.
  • Calendario, jornada, programación y horarios en los que la persona trabajadora realizará su actividad laboral en la empresa y su actividad formativa.
  • Criterios para la conciliación de las vacaciones a las que tiene derecho la persona trabajadora en la empresa y de los periodos no lectivos en el centro de formación.

¿Cuál es la normativa aplicable?

Los contratos para la formación y el aprendizaje se rigen por las siguientes normas.

  • Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 11.2.
  • Real Decreto 1529/2012, de 8 de noviembre, por el que se desarrolla el contrato para la formación y el aprendizaje y se establecen las bases de la formación profesional dual.
  • Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral.

También te puede interesar

El contrato en prácticas

El contrato en prácticas

El contrato a tiempo parcial

El contrato a tiempo parcial

El contrato indefinido

El contrato indefinido