El contrato a tiempo parcial es aquel por el que se acuerda la prestación de servicios por parte del trabajador durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año, inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable dentro de la misma empresa y centro de trabajo y que realice un trabajo idéntico o similar con el mismo tipo de contrato. Si en la empresa no hay ningún trabajador comparable a tiempo completo, se tomará como referencia la jornada a tiempo completo prevista en el convenio colectivo de aplicación o, en su defecto, la jornada máxima legal.

El contrato a tiempo parcial debe formalizarse necesariamente por escrito, en el modelo oficial. En el contrato deberán figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, a la semana, al mes o al año contratadas y su distribución. Si no se cumple esta formalidad el contrato se presumirá celebrado a jornada completa, salvo que se acredite el carácter parcial de los servicios.

Los trabajadores a tiempo parcial tendrán los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo. Cuando sea necesario se reconocerán en las disposiciones legales y reglamentarias y en los convenios colectivos de manera proporcional, en función del tiempo trabajado. Los convenios colectivos también establecerán las medidas oportunas para facilitar el acceso efectivo de los trabajadores a tiempo parcial a la formación profesional continua, con el fin de favorecer su progresión y movilidad profesionales.

¿Qué duración tiene el contrato a tiempo parcial?

El contrato a tiempo parcial podrá ser por tiempo indefinido o de duración determinada en los casos en los que legalmente se permita la utilización de esta modalidad de contratación, excepto en el contrato para la formación.

No obstante, se entenderá celebrado por tiempo indefinido cuando se concierte para realizar trabajos fijos y periódicos dentro del volumen normal de actividad de la empresa.

En el caso de que el contrato a tiempo parcial se celebrase por tiempo determinado o temporal, a la finalización del mismo, si se hubiera formalizado a partir del 4 de marzo de 2001, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar ocho días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación, salvo si es un contrato de interinidad o en prácticas.

¿Cómo se distribuye la jornada de trabajo?

La jornada de trabajo a tiempo parcial podrá realizarse de forma continuada o partida. Cuando la jornada diaria sea inferior a la de los trabajadores a tiempo completo y se realice de forma partida, sólo se podrá efectuar una interrupción, salvo que el convenio colectivo disponga otra cosa.

¿Se pueden realizar horas extraordinarias y complementarias?

Los trabajadores a tiempo parcial podrán realizar tanto horas complementarias como horas extraordinarias con sujeción a los requisitos que se explican a continuación y siempre que la suma de las horas ordinarias, extraordinarias y complementarias no exeda del límite legal que define este tipo de contrato.

Horas extraordinarias

Los trabajadores a tiempo parcial podrán realizar horas extraordinarias en proporción a su jornada pactada. Dichas horas computarán a efectos de bases de cotización a la Seguridad Social y bases reguladoras de las prestaciones.

Horas complementarias

La realización de horas complementarias como adición a las horas ordinarias estará sujeta a las siguientes reglas:

  • Pacto de horas complementarias. Sólo se podrán exigir cuando se hayan pactado expresamente con el trabajador, bien en el momento de la celebración del contrato, bien con posterioridad y siempre deberá formalizarse por escrito en el modelo oficial del Servicio Público de Empleo Estatal. Sólo se podrá formalizar un pacto de horas complementarias en el caso de contratos a tiempo parcial de duración indefinida.
  • Número de horas permitidas. El pacto deberá recoger el número de horas complementarias cuya realización podrá ser requerida por el empresario, con el límite del 15% de las horas ordinarias de trabajo objeto del contrato. No obstante, los convenios colectivos podrán establecer otro porcentaje máximo que, en ningún caso podrá exceder del 60 % de las horas ordinarias contratadas. En todo caso, la suma de las horas ordinarias y de las horas complementarias no podrá exceder del límite legal que define este tipo de contrato.
  • Distribución y realización. La distribución y forma de realización de las horas complementarias pactadas deberá atenerse a lo establecido en el convenio colectivo y en el pacto de horas complementarias. El trabajador deberá conocer el día y hora de realización de las horas complementarias con un preaviso de siete días, salvo que el convenio disponga otra cosa. La realización de horas complementarias deberá respetar en todo caso los límites en materia de jornada y descansos establecidos en el Estatuto de los Trabajadores.
  • Retribución. Las horas complementarias realizadas se retribuirán como ordinarias, teniéndose en cuenta a efectos de bases de cotización a la Seguridad Social, períodos de carencia y bases reguladoras de las prestaciones, debiendo recogerse en el recibo individual de salarios y en los documentos de cotización a la Seguridad Social.
  • Renuncia del trabajador. El pacto de horas complementarias podrá quedar sin efecto por renuncia del trabajador, mediante un preaviso de quince días, una vez cumplido un año desde su celebración, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:
    • Atención de responsabilidades familiares por razones de guarda legal.
    • Necesidades formativas, en la forma que reglamentariamente se determine, siempre que se acredite la incompatibilidad horaria.
    • Incompatibilidad con otro contrato a tiempo parcial.

El pacto de horas complementarias y las condiciones de realización de las mismas están sujetos al cumplimiento de los requisitos anteriores y, en su caso, al convenio colectivo de aplicación, por lo que en caso de incumplimiento, la negativa del trabajador a la realización de las horas complementarias no constituirá conducta laboral sancionable.

¿Se pueden convertir en contratos a tiempo completo?

El contrato a tiempo parcial podrá convertirse en contrato a tiempo completo y viceversa de forma voluntaria por parte del trabajador, no pudiendo imponerse de forma unilateral ni como consecuencia de una modificación sustancial de condiciones de trabajo. Tampoco se podrá despedir al trabajador ni imponerle ningún otro tipo de sanción por el hecho de rechazar la conversión. Las solicitudes de conversión deberán ser tomadas en consideración, en la medida de lo posible, por el empresario. En caso de que sea denegada, deberá ser notificada por el empresario al trabajador por escrito y de manera motivada.

Con el fin de facilitar la movilidad voluntaria en el trabajo a tiempo parcial, el empresario deberá informar a los trabajadores de la empresa sobre la existencia de puestos de trabajo vacantes, de manera que los interesados puedan formular solicitudes de conversión voluntaria de un trabajo a tiempo completo en un trabajo a tiempo parcial y viceversa, o incrementar el tiempo de trabajo de los trabajadores a tiempo parcial, siempre de conformidad con los procedimientos establecidos en los Convenios Colectivos sectoriales o, en su defecto, de ámbito inferior.

Los trabajadores que hubieran acordado la conversión voluntaria de un contrato de trabajo a tiempo completo en otro a tiempo parcial o viceversa y que soliciten el retorno a la situación anterior, tendrán preferencia para el acceso a un puesto de trabajo vacante de su mismo grupo profesional o categoría equivalente, de acuerdo con los requisitos y procedimientos que se establezcan en los convenios colectivos sectoriales o, en su defecto, de ámbito inferior. También tendrán preferencia los trabajadores que contratados inicialmente a tiempo parcial lleven prestando servicios como tales en la empresa durante tres o más años, para la cobertura de las vacantes a tiempo completo correspondientes a su mismo grupo profesional o categoría equivalente.

Los Convenios Colectivos sectoriales y, en su defecto, los de ámbito inferior, podrán establecer, requisitos y especialidades para la conversión de contratos a tiempo completo en contratos a tiempo parcial por razones familiares o formativas.

Trabajadores con jubilación parcial

Son contratos a tiempo parcial los celebrados entre la empresa y el trabajador jubilado de forma parcial cuando se acuerde una reducción de jornada y de salario de entre un mínimo de un 25 % y un máximo del 75% y la empresa concierte simultáneamente un contrato de relevo con el fin de sustituir la jornada de trabajo dejada vacante por el trabajador que se jubila parcialmente.

La reducción de jornada y de salario podrá alcanzar el 85 % cuando el contrato de relevo se concierte a jornada completa y con duración indefinida, siempre que el trabajador cuente con seis años de antigüedad en la empresa y treinta años de cotización a la Seguridad Social.

La ejecución de este contrato de trabajo a tiempo parcial y su retribución serán compatibles con la pensión que la Seguridad Social reconozca al trabajador en concepto de jubilación parcial.

La relación laboral se extinguirá al producirse la jubilación total del trabajador.

También te puede interesar

El contrato indefinido

El contrato indefinido

El contrato temporal o de duración determinada

El contrato temporal o de duración determinada

El contrato de trabajo a distancia

El contrato de trabajo a distancia