···Administración de la sociedad de gananciales
  • Administración de la sociedad de gananciales

Administración de la sociedad de gananciales

En defecto de pacto en capitulaciones, la gestión y disposición de los bienes gananciales corresponde a los cónyuges conjuntamente, por lo que, con carácter general, la realización de actos de disposición sobre los bienes gananciales, requerirá el consentimiento de ambos. Los cónyuges deben informarse recíproca y periódicamente sobre la situación y rendimientos de cualquier actividad económica suya.

Consentimiento de ambos cónyuges

El consentimiento de ambos se requerirá en los siguientes casos:

  • Para realizar actos de disposición a título oneroso.
  • Para realizar actos a título gratuito, con excepción de la realización de liberalidades de uso, es decir, gastos y regalos que responden a usos sociales: regalos de boda, propinas, etc.

Consentimiento de un solo cónyuge

Por el contrario, basta el consentimiento de uno solo de los cónyuges en los siguientes supuestos:

  • La disposición de las cantidades necesarias, de acuerdo con los usos y circunstancias de la familia, para el ejercicio de la profesión o la administración ordinaria de los bienes privativos. No obstante, aunque no es necesario el consentimiento del otro cónyuge, sí que se debe poner en su conocimiento.
  • La realización de gastos urgentes de carácter necesario, incluyendo los extraordinarios.
  • La realización de actos de administración de bienes y de disposición de dinero o títulos valores realizados por el cónyuge a cuyo nombre figuren o en cuyo poder se encuentren.
  • Los derechos de crédito, cualquiera que sea su naturaleza, serán ejercitados por el cónyuge a cuyo nombre aparezcan constituidos.
  • La defensa de los bienes y derechos comunes por vía de acción o de excepción podrá realizarse por cualquiera de los cónyuges.
  • La disposición de la mitad de los bienes gananciales por testamento.
  • Cuando uno de los cónyuges es el tutor o representante legal del otro, así como en los casos en que los Tribunales confieran la administración a uno solo de los cónyuges debido a que el otro se encuentre imposibilitado para prestar consentimiento o haya abandonado la familia o exista separación de hecho. En todo caso, para realizar actos de disposición sobre inmuebles, establecimientos mercantiles, objetos preciosos o valores mobiliarios, con excepción del derecho de suscripción preferente, necesitará autorización judicial.

Si como consecuencia de un acto de administración o de disposición llevado a cabo por uno solo de los cónyuges obtiene un beneficio o lucro exclusivo para él u ocasiona dolosamente un daño a la sociedad, será deudor a la misma por su importe, aunque el otro cónyuge no impugne el acto.

También te puede interesar

La sociedad de gananciales

La sociedad de gananciales

Bienes privativos y gananciales

Bienes privativos y gananciales

Cargas de la sociedad de gananciales

Cargas de la sociedad de gananciales

Disolución de la sociedad de gananciales

Disolución de la sociedad de gananciales

2018-10-13T15:45:36+00:0018 de marzo de 2016|