··Rescisión de la partición hereditaria

Rescisión de la partición hereditaria

La partición podrá rescindirse por las mismas causas que las obligaciones y, en particular, podrá rescindirse cuando se produzca una lesión en más de la cuarta parte atendiendo al valor de los bienes en el momento en que fueron adjudicados. No obstante, si la partición fue hecha por el testador sólo podrá ser impugnada por causa de lesión cuando perjudique la legítima de los herederos forzosos.

La rescisión podrá solicitarse en el plazo de cuatro años contados desde que se hizo la partición, salvo que el heredero perjudicado haya vendido toda o una parte considerable de los bienes inmuebles que le hubieran sido adjudicados, en cuyo caso perderá el derecho a solicitar la rescisión.

El heredero demandado podrá optar entre:

Indemnizar el daño en dinero o con la misma cosa que produjo el perjuicio al heredero demandante.

Permitir que se realice una nueva partición dejando al margen a los herederos que no han sido perjudicados y a los que no han recibido más de lo que les correspondía.

 La omisión de algunos bienes de la herencia no da lugar a la rescisión de la partición, sino que los bienes omitidos deberán adicionarse a la partición ya realizada. De la misma manera, la preterición de alguno de los herederos no dará lugar a rescisión salvo que se pruebe que hubo mala fe por los demás interesados que, en cualquier caso, tendrán la obligación de pagar al heredero preterido lo que le corresponda.

Por último, la partición hecha con uno a quien se creía heredero sin serlo será nula.

2016-11-12T13:35:56+00:0016 de marzo de 2012|

Send this to a friend