··Derecho de acrecer

Derecho de acrecer

El derecho de acrecer es aquel que tienen los herederos a incrementar su parte de la herencia recibiendo la parte correspondiente a otro heredero que renuncia a ella, sucediéndole en todos los derechos y obligaciones relativos a la herencia.

Hay que distinguir entre las sucesiones testamentarias y las intestadas:

Sucesión intestada.

En las sucesiones legítimas la parte del que renuncia a la herencia acrecerá siempre a los demás herederos.

Sucesión testamentaria.

Para que en la sucesión testamentaria tenga lugar el derecho de acrecer, se requieren dos condiciones:

Que los herederos sean llamados a la herencia sin designación de partes. La designación de partes se entenderá hecha sólo cuando el testador determine expresamente la cuota correspondiente para cada heredero, por lo que la designación “por mitad” o “por partes iguales” o cualquier otra forma que no fije numéricamente cada parte no excluye el derecho de acrecer.

Que un heredero muera antes que el testador, o que renuncie la herencia, o que sea incapaz de recibirla.

Entre los herederos forzosos el derecho de acrecer sólo tendrá lugar cuando la parte de libre disposición se deje a dos o más de ellos, o a alguno de ellos y a un extraño. Si la parte repudiada es la legítima, sucederán en ella los demás herederos por su derecho propio, y no por el derecho de acrecer.

En los casos en que no tenga lugar el derecho de acrecer y no se haya designado sustituto la parte vacante pasará a los herederos legítimos del testador.

El derecho de acrecer tendrá también lugar entre los legatarios y los usufructuarios en los términos establecidos para los herederos.

2016-11-12T13:35:56+00:00 16 de marzo de 2012|

Send this to a friend