··Aceptación y renuncia de la herencia

Aceptación y renuncia de la herencia

Una vez que el heredero conoce de su condición de heredero, sea testamentario o intestado, deberá aceptar o rechazar la herencia. Lo mismo tendrá que hacer el legatario con el legado dispuesto por el testador en el testamento.

Se debe tener en cuenta que un heredero puede ser designado por el testador como legatario de determinados bienes al margen de su cuota hereditaria. En estos casos la aceptación se puede realizar independientemente, es decir, se puede aceptar la herencia y renunciar al legado y viceversa.

Aceptación o renuncia de la herencia

La aceptación de la herencia puede ser de dos tipos:

  • Aceptación pura y simple: Implica que el heredero acepta recibir los bienes de la herencia y que responde personalmente con sus propios bienes de las deudas de la misma.
  • Aceptación a beneficio de inventario: En este caso el heredero sólo responderá de las deudas de la herencia hasta el límite del valor de los bienes hereditarios, es decir, en caso de que las deudas sean superiores al valor de los bienes de la herencia, el heredero no responde con su propio patrimonio.

Esta aceptación requiere la formación de un inventario judicial del caudal hereditario para determinar los bienes integrantes del activo y las deudas que componen el pasivo.

La aceptación normalmente se realiza de forma expresa mediante el otorgamiento de una escritura pública ante Notario, aunque también puede hacerse tácitamente en algunos supuestos. Puede hacerse en el mismo documento en que se formaliza la partición de la herencia o bien hacerse en documento separado y previamente a la partición. Por el contrario, la renuncia a la herencia siempre debe realizarse expresamente mediante escritura pública ante Notario.

Tanto la aceptación como la renuncia deben referirse a la totalidad de la herencia, es decir, no se puede aceptar una parte o determinados bienes y renunciar al resto y tampoco se podrá aceptar o renunciar a la herencia a plazo o condicionalmente.

La repudiación de la herencia podrá hacerse en documento público o por escrito presentado ante el Juez competente. Si el heredero renuncia a la herencia en perjuicio de sus propios acreedores, podrán estos pedir al Juez que los autorice para aceptarla en su nombre.

Aceptación o renuncia del legado

El legatario en ningún caso responde de las deudas de la herencia, por lo que puede aceptar o renunciar al legado sin mayor consecuencia.

También te puede interesar

Trámites iniciales

La colación de bienes

La partición de la herencia

2018-10-20T14:43:46+00:0012 de octubre de 2018|