Home·Herencias·Los testigos en los testamentos

Los testigos en los testamentos

El Notario que otorgue el testamento deberá conocer al testador y si no lo conociese lo tendrá que identificar con dos testigos que le conozcan y sean conocidos del mismo Notario, o mediante la utilización del correspondiente documento de identificación. También deberá el Notario asegurarse de que, a su juicio, tiene el testador la capacidad legal necesaria para testar. En el caso de encontrarse el testador en peligro inminente de muerte o en caso de epidemia, los testigos tendrán obligación de conocer al testador y procurarán asegurarse de su capacidad.

No pueden ser testigos en los testamentos los que se encuentren en alguna de las circunstancias siguientes en el momento de otorgarse el testamento:

Los menores de edad.

Los ciegos y los totalmente sordos o mudos.

Los que no entiendan el idioma del testador.

Los que no estén en su sano juicio.

El cónyuge o los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad del Notario autorizante y quienes tengan con éste relación de trabajo.

Adicionalmente, en los testamentos abiertos tampoco podrán ser testigos los herederos y legatarios, sus cónyuges, ni sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, salvo cuando el legado sea de algún objeto mueble o cantidad de poca importancia con relación al caudal hereditario.

2016-11-12T13:35:57+00:00 29 de Enero de 2012|

Send this to a friend