···Testamento cerrado
  • cartas

Testamento cerrado

Testamento cerrado es aquel en el que el testador declara que su última voluntad se encuentra detallada en un escrito que presenta a las personas que han de autorizar el acto. Por lo tanto, tiene que ser necesariamente escrito:

  • Si lo escribe el propio testador de su puño y letra deberá firmarlo al final.
  • Si lo escribe por cualquier otro medio mecánico o lo escribe otra persona, el testador pondrá su firma en todas las hojas y al pie del testamento.

El papel que contiene el testamento deberá ir dentro de una cubierta cerrada y sellada de forma que no pueda extraerse el testamento sin romperla. El testador podrá comparecer ante el Notario con el testamento ya cerrado y sellado o bien podrá hacerlo en presencia del Notario, ante quien deberá manifestar que el pliego que presenta contiene su testamento y deberá declarar por quién está escrito y por qué medio y de qué manera se encuentra firmado. En caso de que el testador no pueda expresarse verbalmente, pero sí escribir, realizará esta manifestación por escrito en la cubierta del testamento.

Sobre la cubierta del testamento el Notario extenderá el acta de su otorgamiento, expresando el número y marca de sellos con los que está cerrado, así como el lugar y fecha y dará fe del conocimiento o identificación del testador y de su capacidad legal para otorgarlo. Firmarán el acta el Notario, las personas que deban concurrir y el testador que pueda hacerlo o, en su defecto, uno de los dos testigos idóneos que deban concurrir a tal efecto.

El testamento deberá otorgarse ante dos testigos idóneos si así lo solicitan el testador o el Notario.

No pueden hacer testamento cerrado los ciegos o los que no sepan o no puedan leer.

El testador podrá conservar en su poder el testamento cerrado o pedir a alguien de su confianza que lo guarde o bien depositarlo en poder del Notario autorizante. El Notario o persona que tenga en su poder el testamento deberá presentarlo al Juez competente en cuanto tenga conocimiento del fallecimiento del testador y de no hacerlo en el plazo de 10 días será responsable de los daños y perjuicios que pudiera ocasionar. Si adicionalemente incurre en dolo en esta actuación perderá además todo derecho a la herencia, en caso de tenerlo. Lo mismo ocurrirá con el que sustraiga, oculte, rompa o inutilice el testamento.

Será nulo el testamento cerrado en el que no se hayan cumplido las formalidades necesarias. El Notario que lo autorice será responsable de los daños y perjucios que pudiese ocasionar si actuó con malicia, negligencia o ignorancia inexcusables. No obstante, será válido como testamento ológrafo siempre que cumpla las condiciones necesarias para este tipo de testamentos.

También te puede interesar

pluma
libro
barcos en la ventana
2017-08-10T11:16:22+00:00 29 de enero de 2017|

Send this to a friend