···Testamento abierto
  • libro

Testamento abierto

El tipo de testamento más común es el denominado testamento abierto otorgado ante Notario, que es aquel en el que el testador expresa oralmente o por escrito su última voluntad ante Notario. El testamento se debe otorgar en presencia de las siguientes personas:

  • Los testigos de conocimiento, es decir, testigos que declaren conocer al testador.
  • En caso de tratarse de un testador incapacitado, los facultativos que reconozcan la incapacidad.
  • En caso de tratarse de un testador que se expresa en lengua extranjera, el intérprete que traduzca la voluntad del testador.
  • Adicionalmente, cuando el testador no pueda firmar o sea ciego o no pueda leer el testamento, así como en los casos en que el propio testador o el Notario lo soliciten, acudirán además dos testigos idóneos, que pueden ser los que actúan como testigos de conocimiento:

El Notario dará fe de conocer al testador o de haberlo identificado debidamente y hará constar que, a su juicio, dispone de la capacidad legal necesaria para otorgar testamento. Asimismo, redactará el testamento conforme a la voluntad manifestada por el testador, haciendo constar el lugar, año, mes, día y hora de su otorgamiento. Tras leerlo, el testador manifestará su conformidad y procederá a su firma, debiendo firmar también los testigos y demás personas que deban concurrir. Si el testador declara que no sabe o no puede firmar, lo hará por él uno de los testigos.
En caso de que el testamento abierto sea declarado nulo por no haberse cumplido con las formalidades necesarias en cada caso, el Notario autorizante será responsable de los daños y perjuicios en que se pudiera incurrir si obró con malicia, negligencia o ignorancia inexcusable.

Los honorarios notariales ascenderán a 30,05 € por otorgante.

Testamento abierto sin intervención de Notario

Aunque para la validez del testamento abierto se requiere el otorgamiento ante Notario, existen algunas excepciones en los que podrá otorgarse sin la intervención de un Notario:

  • En caso de que el testador se encuentre en inminente peligro de muerte, se podrá otorgar ante cinco testigos idóneos.
  • En caso de epidemia, se podrá otorgar ante tres testigos mayores de 16 años.

En ambos casos los testigos tendrán obligación de conocer al testador y procurarán asegurarse de su capacidad.

No obstante, los testamentos así otorgados quedarán sin validez en el plazo de dos meses desde que el testador haya salido del peligro de muerte o cesado la epidemia o si no se elevan a escritura pública y protocolizan debidamente. En caso de fallecimiento del testador, quedará también sin eficacia el testamento si en el plazo de los tres meses siguientes a la defunción no se acude al Tribunal competente para que se eleve a escritura pública.

También te puede interesar

pluma

Testamento ológrafo

cartas

Testamento cerrado

barcos en la ventana

Testamento cerrado

2017-08-10T11:12:34+00:00 29 de enero de 2017|

Send this to a friend