Home·Herencias·La legítima·Legítima de padres y ascendientes

Legítima de padres y ascendientes

Legítima de padres y ascendientesLos padres y ascendientes son herederos forzosos respecto de sus hijos y descendientes, a falta de hijos y descendientes, constituyendo su legítima la mitad del haber hereditario, salvo que concurran con el cónyuge viudo, en cuyo caso la legítima se reducirá a una tercera parte de la herencia.

La legítima reservada a los padres se dividirá entre los dos por partes iguales y si uno de ellos hubiese fallecido, la recibirá toda el otro.

Cuando el testador no tenga padre ni madre, pero sí ascendientes en igual grado (es decir, sólo abuelos o sólo bisabuelos) de las líneas paterna y materna, se dividirá la herencia por la mitad entre las dos familias. Si los ascendientes son de grado diferente, es decir, existen abuelos y bisabuelos, corresponderá por entero la legítima a los más próximos de una u otra línea, es decir, a los abuelos.

El ascendiente que herede como legítima de un descendiente bienes que éste hubiese adquirido a su vez por herencia o donación de otro ascendiente o de un hermano, está obligado a reservarlos en favor de los parientes que estén dentro del tercer grado de la línea de donde proceden dichos bienes.

Los ascendientes tienen derecho sobre el resto de herederos a heredar los bienes que hayan dado a sus hijos o descendientes fallecidos sin descendencia si es que todavía existen esos bienes. Si se han vendido tendrán derecho a recibir el precio recibido por ellos y si se han sustituido o cambiado podrán recibir los nuevos bienes.

2016-11-12T13:35:56+00:00 28 de Enero de 2012|

Send this to a friend