El testador podrá dejar uno o varios bienes o derechos a una persona en particular, quedando obligados los herederos a responder de ellos hasta donde alcance su valor pero en la proporción en que cada uno sea heredero.

Si los bienes de la herencia no alcanzan para cubrir todos los legados, el pago se hará en el siguiente orden: los legados remuneratorios, los de cosa cierta y determinada que formen parte del haber hereditario, los que el testador haya declarado preferentes, los de alimentos, los de educación y, por último, los restantes legados a prorrata.

Los legados pueden ser de diferentes tipos de bienes y derechos:

Legado de cosa determinada:

Los legadosCuando se lega una cosa determinada propiedad del testador, el legatario adquiere su propiedad desde el momento de su muerte. No obstante, deberá pedir su entrega al heredero o al albacea, que deberán entregarla con todos sus accesorios y en el estado en que se encuentre al morir el testador. Además, en caso de poder hacerlo deberán entrega la cosa legada, no simplemente la estimación de su valor.

Se considera válido el legado de cosa ajena si el testador al legarla sabía que era de otra persona. En estos casos, el heredero estará obligado a adquirirla para entregarla al legatario y, de no ser posible, deberá darle su valor. La prueba de que el testador sabía que la cosa era ajena corresponderá al legatario. Por el contrario, si el testador desconocía que la cosa era ajena el legado será nulo, aunque será válido si la adquiere después de haber otorgado el testamento.

También se considera válido el legado a otra persona de una cosa propia del heredero o de un legatario, los cuales, al aceptar la sucesión, deberán entregar la cosa o su valor. Cuando el heredero o legatario sólo tuvieran en propiedad una parte de la cosa legada, se entenderá que el legado se limita a esa parte, salvo que el testador expresamente declare que lega la cosa por entero.

Se considera nulo el legado de cosas que están fuera del comercio y el de cosas que en el momento de realizar el legado fueran ya propiedad del legatario a la fecha del testamento. No obstante, si la compró posteriormente podrá pedir al heredero que le indemnice en lo que pagó por ella.

Si se lega una cosa empeñada o hipotecada, el pago de la deuda quedará a cargo del heredero. Si es el legatario el que la paga, podrá reclamar la deuda al heredero. Cualquier otra carga que tenga la cosa legada pasará al legatario. Si estuviese sujeta a derechos de usufructo, uso o habitación, el legatario deberá respetarlos hasta que se hayan extinguido.

El legado quedará sin efecto:

Si el testador transforma el objeto, de modo que no conserve ni la forma ni la denominación que tenía.

Si el testador enajena el bien o parte de él. En este último caso el legado queda sólo sin efecto respecto a la parte enajenada.

Si el objeto perece viviendo el testador o después de su muerte sin que sea por culpa del heredero.

Legado de cosa genérica o de dinero:

El legado de algo genérico será válido aunque no haya cosas de ese género en la herencia, salvo que se trate de un inmueble no determinado, en cuyo caso sólo será válido si existe alguno en la herencia. En cualquier caso, la elección será del heredero, que cumplirá con dar una cosa que no sea ni de calidad inferior ni superior. No obstante, el testador podrá dejar expresamente la elección al heredero o al legatario.

Los legados en dinero deberán ser pagados también en dinero, aunque no lo haya en la herencia.

Si el legado es genérico o de cantidad, sus frutos e intereses desde la muerte del testador corresponderán al legatario cuando el testador lo hubiese dispuesto expresamente.

Si se lega una pensión o cierta cantidad de forma periódica, el legatario podrá exigir el pago al principio de cada período, sin que el heredero tenga derecho a devolución alguna en caso de que el legatario muera antes de que termine el período comenzado.

Legado de créditos:

Es válido el legado de un crédito que tuviera el testador contra un tercero. No obstante, el legado no tendrá efecto si el testador después de haberlo hecho demanda judicialmente al deudor el pago de su deuda.

También será válido el legado de liberación de una deuda del legatario. En caso de hacerse de forma genérica, se considerarán incluidas únicamente las deudas existentes en el momento de hacerse el testamento, no las posteriores.

Si el legado se hace a un acreedor, no se considerará en pago de la deuda pendiente, a no ser que el testador lo declare así expresamente.

Legados de educación y de alimentos:

El legado de educación dura hasta que el legatario sea mayor de edad y el de alimentos mientras viva, salvo que el testador disponga otra cosa.