Las disposiciones testamentarias pueden someterse a condición, entendida como un hecho futuro e incierto, aunque se deben tener en cuenta las siguientes limitaciones:

Condiciones imposibles, ilícitas e inmorales

Las condiciones imposibles y las contrarias a las leyes o a las buenas costumbres se tendrán por no puestas y en nada perjudicarán al heredero o legatario, aun cuando el testador disponga otra cosa.

La condición absoluta de no contraer primero o ulterior matrimonio tampoco será válida, a menos que lo haya sido al viudo o viuda por su difunto consorte o por los ascendientes o descendientes de éste.

Podrá, sin embargo, legarse a cualquiera el usufructo, uso o habitación, o una pensión o prestación personal, por el tiempo que permanezca soltero o viudo.

Condiciones captatorias

Será nula la disposición hecha bajo condición de que el heredero o legatario haga en su testamento alguna disposición en favor del testador o de otra persona.

Condiciones potestativas, casuales y mixtas

Condición potestativa. Es aquella cuyo cumplimiento depende de la voluntad del heredero o legatario al que se imponga. La condición ha de cumplirse después de la muerte del testador, salvo que ya se haya cumplido y no pueda repetirse.Herencias y legados condicionales

Si la condición potestativa impuesta es negativa, o de no hacer o no dar, cumplirán con asegurar que no harán o no darán lo que prohibió el testador, y que, en caso de incumplimiento, devolverán lo percibido con sus frutos e intereses. De no hacerlo, se pondrán los bienes en administración.

Condición casual o mixta. Cuando la condición fuere casual, es decir, con independencia de la voluntad del heredero o legatario, o mixta, bastará que se realice o cumpla en cualquier momento, vivo o muerto el testador.

Si hubiese existido o se hubiese cumplido al hacerse el testamento, y el testador lo ignoraba, se tendrá por cumplida.

Si lo sabía, sólo se tendrá por cumplida cuando fuere de tal naturaleza que no pueda ya existir o cumplirse de nuevo.

Condiciones suspensivas y resolutorias

Condición suspensiva, aquella que impide la transmisión hereditaria hasta que la condición se cumpla:

Condición pendiente: mientras la condición está pendiente de cumplimiento se pondrán los bienes de la herencia en administración hasta que la condición se cumpla o, por el contrario, haya certeza de que no podrá cumplirse.

Si el heredero fallece antes de que la condición se cumpla no transmite el derecho a sus herederos.

Condición cumplida: cuando la condición se cumple, el heredero recibe el derecho a aceptar o repudiar la herencia.

Condición incumplida: Si finalmente la condición no se cumple la herencia pasará a los herederos intestados y el legado se unirá a la masa hereditaria, salvo que existan sustituciones o derechos de acrecer.

Condición resolutoria, aquella que produce efectos sólo hasta que se cumple un determinado hecho futuro.

Condición pendiente: el heredero y legatario quedan sujetos a la eventual resolución de su derecho, así como también están sujetos a resolución los actos que lleven a cabo sobre los bienes hereditarios.

Condición incumplida: el heredero o legatario se consolidan como tales definitivamente quedando firmes todos los actos llevados a cabo sobre los bienes heredados o legados.

Condición cumplida: el derecho del heredero o legatario se resuelve, quedando extinguido con efecto retroactivo desde la muerte del testador.