El derecho de representación es aquel que tienen los parientes de una persona para sucederle en todos los derechos que tendría si viviera o hubiera podido heredar.

Derecho de representación en la sucesión intestadaSólo tiene lugar en la línea recta descendente, nunca en la ascendente y en la línea colateral sólo tiene lugar en favor de los hijos de hermanos, bien sean de doble vínculo, bien de uno solo.

Cuando se herede por representación, la división de la herencia se hará por estirpes, de modo que el representante o representantes no hereden más de lo que heredaría aquel a quien representan si viviera.

Si quedan hijos de uno o más hermanos del difunto, heredarán a éste por representación si concurren con sus tíos, pero si concurren solos heredarán por partes iguales.

Se debe tener en cuenta que no se pierde el derecho de representar a una persona por haber renunciado a su herencia.

No podrá representarse a una persona viva sino en los casos de desheredación o incapacidad.