···Sustitución fideicomisaria
  • rosas

Sustitución fideicomisaria

Las sustituciones fideicomisarias, también llamadas de segundo grado, son aquellas por las que se encarga al heredero que conserve y transmita a un tercero todo o parte de la herencia. Existen varios tipos de sustitución fideicomisaria:

  • Sustitución fideicomisaria con cargas. Será válida la disposición que imponga al heredero la obligación de invertir ciertas cantidades periódicamente en obras benéficas, bajo las condiciones siguientes:
  • Disposición sobre usufructo. Es válida la disposición en la que el testador deje a una persona todo o parte de la herencia, y a otra el usufructo. Si llama al usufructo a varias personas sucesivamente, no de forma simultánea, se deberá respetar el límite de que no pasen del segundo grado o que se hagan en favor de personas que vivan al tiempo del fallecimiento del testador.

Intervinientes

Las personas que intervienen en una sustitución fideicomisaria son las siguientes:

  • Fideicomitente, es el testador que ordena la sutitución.
  • Fiduciario, es el heredero encargado de transmitir la herencia. Está obligado a entregarla sin otras deducciones que las que correspondan por gastos legítimos, créditos y mejoras, salvo que el testador haya dispuesto otra cosa. También tiene el deber, salvo que haya aceptado la herencia a beneficio de inventario, de responder de las deudas del causante.
  • Fideicomisario, es aquel a quien ha de ser entregada la herencia adquiriendo derecho a la sucesión desde la muerte del testador, aunque muera antes que el fiduciario. Su derecho pasará a sus herederos.

Límites

Las sustituciones fideicomisarias para ser válidas deberán respetar los siguientes límites:

  • No deben pasar del segundo grado o bien deben hacerse en favor de personas que vivan al tiempo del fallecimiento del testador.
  • No podrán gravar la legítima, salvo que graven la legítima estricta en beneficio de un hijo o descendiente judicialmente incapacitado y se nombre fideicomisarios a los restantes herederos forzosos. Si recaen sobre el tercio destinado a la mejora, sólo podrán hacerse en favor de los descendientes.
  • Los llamamientos a la sustitución fideicomisaria deberán ser expresos, bien denominándola expresamente como institución fideicomisaria, bien imponiendo al sustituido la obligación de entregar los bienes a un segundo heredero.
  • No podrán imponer una prohibición perpetua de enanejar.
  • No podrán imponer al heredero el encargo de pagar a varias personas sucesivamente, más allá del segundo grado, cierta renta o pensión.
  • No podrán tener por objeto dejar a una persona el todo o parte de los bienes hereditarios para que los aplique o invierta según instrucciones reservadas que le hubiese comunicado el testador.

La nulidad de la sustitución fideicomisaria no perjudicará a la validez de la institución ni a los herederos del primer llamamiento. Únicamente se tendrá por no escrita la cláusula fideicomisaria.

Extinción

La sustitución fideicomisaria se extingue en los siguientes casos:

  • Cuando se han de entregar los bienes al fideicomisario.
  • Si el fideicomisario no quiere o no puede heredar, haciéndose entonces el fiduciario dueño pleno de los bienes. Si por el contrario es el fiduciario el que no quiere o no puede heredar, no se extingue el fideicomiso, sino que su función la desempeñará el sustituto vulgar y, en su defecto, el heredero abintestato.
Consulta a un abogado

También te puede interesar

hermanos

Los herederos

escalera

Sustitución vulgar

niña y montañas

Sustitución pupilar y ejemplar

2017-11-11T18:10:36+00:00 28 de enero de 2017|

Send this to a friend